TERCERA VICTORIA DE OGIER EN MONTE CARLO

5055_ogier-full-frame-monte-2015_777_896x504

SÉBASTIEN OGIER HA LOGRADO HOY SU TERCERA VICTORIA EN EL RALLYE MONTE CARLO, DESPUÉS DE UNA DEMOSTRACIÓN MAGISTRAL DE VELOCIDAD Y PRECAUCIÓN SOBRE LAS DESLIZANTES CARRETERAS DE MONTAÑA DE LOS ALPES FRANCESES.

El bicampeón mundial pasó de un desafío inicial con la leyenda Sébastien Loeb, siete veces ganador de la primera cita del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA, antes de administrar su ritmo con maestría en las secciones con hielo y nieve para adjudicarse la victoria al término de las cuatro jornadas de la prueba por una ventaja de 58.0 segundos. Ogier superó a los mandos de su Volkswagen Polo R WRC a su compañero de equipo, Jari-Matti Latvala. Por su parte, el noruego Andreas Mikkelsen, tercero, a 1 minuto y 14.3 segundos del finlandés, ha asegurado el triplete de la marca alemana. El francés midió sus tiempos con los de su compatriota Loeb durante las siete primeras especiales del rallye, hasta que el piloto de Citroën tocó una piedra y rompió la suspensión trasera de su DS 3 WRC. Ogier pasó entonces a liderar el rallye por una ventaja de 1 minuto y 46 segundos. A pesar de no poder controlar los parciales de sus rivales durante los tramos por la nueva normativa, el galo controló su ritmo y eligió una monta segura en las dos últimas etapas para asegurar su victoria. “Ganar el Monte Carlo significa mucho para un piloto, pero especialmente para mí”, dijo Ogier. “Es el rallye más importante de la temporada. La climatología lo convierte en un verdadero desafío, pero la satisfacción es muy grande cuando consigues ganarlo”. “La prueba contó con el mejor ambiente que he percibido durante un rallye”, añadió Ogier, quien se crió cerca de Gap, la localidad que acogió el rallye. “Cuando pasé por los tramos próximos a mi pueblo natal, el ambiente era mágico”.

Latvala ha tenido un buen inicio de temporada finalizando segundo en el Monte Carlo

La elección de neumáticos resultó tan difícil como siempre para unas condiciones habitualmente cambiantes, pero Latvala no se equivocó nunca en este aspecto y se mostró encantado de terminar segundo, tras haber admitido antes del rallye que se daba por satisfecho con un puesto entre los cinco primeros. Después de comenzar el rallye con cautela, Mikkelsen escaló a la tercera posición y finalizó la prueba con 31.3 segundos de margen sobre el DS 3 WRC de Mads Ostberg. El noruego sufrió problemas de motor que le obligaron a parar dos veces en pleno tramo para volver a poner en marcha la unidad de potencia. Thierry Neuville se aproximó en la última jornada al Hyundai de su compañero Dani Sordo, al que arrebató el quinto puesto en el último tramo por 0.8 segundos. Elfyn Evans se recuperó de una rotura en la suspensión de su Ford Fiesta RS WRC durante la penúltima jornada, adjudicándose al final la séptima posición, por delante de Loeb, vencedor del mayor número de tramos, Martin Prokop y Kris Meeke. Robert Kubica demostró un ritmo espectacular, que le permitió ganar cuatro especiales. Sin embargo, a su retirada en la sección nocturna que dio inicio al rallye, en la que se tuvo que detener por problemas eléctricos después de un toque contra un árbol, le siguió un segundo abandono en la última etapa al accidentarse en la meta de la penúltima especial por un fallo en los frenos. La segunda cita del campeonato, la única prueba puramente invernal del calendario, se celebrará en los bosques nevados del Rallye de Suecia (12 – 15 de febrero).

Fuente: Prensa WRC.com

5053_stop-line-picture-monte-2015_777_896x504