Esapekka mete miedo

En el verano boreal de 2012, el equipo Skoda realizaba un entrenamiento en España con sus pilotos titulares, intentando sacar el máximo rendimiento a su Fabia Súper 2000. El holandés Kevin Abbring, el alemán Sepp Wiegand junto a los promisorios y más conocidos Sébastien Ogier y Andreas Mikkelsen trabajaban en buscar los mejores tiempos en las rutas cercanas a Lérida.

A los titulares, pronto se unió un jovencito de cara ovalada y que, además, llevaba un corte de pelo decorado por dos rayas sobre las orejas, hechas conn máquina.

Al margen de la curiosa y llamativa apariencia, para nadie era familiar aquel joven de 21 años. Claro: ninguno de los presentes en el test del team de origen polaco con sede en Alemania era finlandés.

Sin embargo, tan pronto el chico se puso al volante del Fabia, impresionó por su rápida adaptación y, sobre todo, por los tiempos que era capaz de marcar.

Pronto daría más que hablar.

Ese 2012, al mando de un Ford Fiesta del equipo Even Rally, ganó las siete fechas del campeonato nacional de Finlandia. Y su nombre se empezó a hacer popular. Ese fue el trampolín que necesitaba Esapekka Lappi

Ese 2012, entonces, fue fichado por una agencia noruega dedicada a promover jóvenes deportistas escandinavos. Desde ahí, se catapultaría.

Formado en el karting, Lappi cayó en el rally casi por casualidad y obligación. Con Kimi Räikkönen como ídolo de infancia, el emergente piloto soñaba con llegar a la Fórmula Uno y hacer una sólida carrera en los autódromos del mundo. Sin embargo, la falta de presupuesto le mostró otro camino, una alternarnativa de tierra a la ruta asfaltada que añoraba. Fue así como llega al rally.

Fue tan bueno el test con Skoda ese 2012, además de su brillante desempeño en casa, que los encargados del equipo lo ficharon inmediatamente, para asegurarse de contar con su talento. Y fue así como poco después le dio pelea a Ogier en los Mil Lagos finlandeses y, dos meses después, terminó de darse a conocer ganando en Polonia, dando así su primer paso a nivel internacional.

Luego de convertirse en campeón de la S2000 con sus “padrinos” de VW y luego la categoría WRC2, demoró en encontrar un cupo en la serie mayor. Tommi Mäkinen optó por sumarlo a la estructura de Toyota. Y, con sólo cuatro carreras, logró la victoria. Ni Loeb lo consiguió tan rápido.

Con 26 años, una butaca en un auto competitivo y la tranquilidad de estar en un equipo con proyección, mete miedo. Esapekka mete miedo..

Rallychileno.cl

Fotografia: www.toyotagazooracing.com